Proyecto del Nuevo Centro* 

El proyecto de este nuevo Centro lo precisa Daniel Cosío Villegas en un detallado texto de cinco puntos, que le envía a Pedro Henríquez Ureña, el 8 de enero de 1946, tras haberlo afinado con don Alfonso: 

  1. Hace tiempo ya que la Fundación y El Colegio se vienen lamentando de que no exista en México ningún esfuerzo organizado en el campo de los estudios filológicos.

  2. A este hecho se han venido a sumar otros dos recientes: la situación argentina, que puede concluir en desalentar trabajos de esta naturaleza, y el renovado interés de algunos centros culturales norteamericanos en los estudios hispánicos en general.  

  3. De ahí que se haya pensado en si no sería ésta la oportunidad de intentar organizar dentro de El Colegio de México un núcleo que recoja la experiencia, sobre todo, del Centro de Estudios Históricos de Madrid y del Instituto de Filología de Buenos Aires. La idea general por lo que toca al personal que inicialmente se encargaría de las labores docentes y de investigación sería la de contratarte a ti mismo como director, asegurar los servicios de personas competentes y que tendrían la ventaja de haber trabajado ya contigo –por ejemplo, Rosenblat y los dos hermanos Lida- y agregarle a ellos un buen contingente mexicano.  

  4. Como he dicho antes, este grupo de personas tendría dos tareas: una de enseñanza a jóvenes mexicanos y latinoamericanos con una vocación ya definida para esta clase de estudios, pero que carecen total o parcialmente de la preparación técnica necesaria; otra de investigación, que podría tal vez imaginarse, por una parte, como la prosecución de algunos proyectos de investigación personales en los que estuvieran trabajando los miembros del Centro, y por otra, y más principalmente, el poder idear una investigación mayor que se acometería colectivamente. Para la primera tarea debería contarse con los recursos necesarios para ofrecer becas de estudio a unos diez o doce jóvenes; para lo segundo, los recursos serían más que nada de índole bibliográfica y se procuraría, por supuesto, reunir los necesarios. 

  5. Se aspira a que este Centro cuente además con recursos destinados a publicaciones, si bien éstos no serán nunca excesivos ni quizá suficientes.  

 

La Fundación Rockefeller y El Colegio de México serían los participantes principales en la organización y financiamiento del proyecto, si bien no se excluye la posibilidad de intentar conseguir de otras instituciones su colaboración, sea en el orden financiero o en el técnico. 

 

*El documento del 8 de enero de 1946 se encuentra en el AHCM, Rollo 7.